La importancia del juego
La importancia del juego

La importancia del juego

EL JUEGO Y SU IMPORTANCIA

El juego es una forma de aprender instintiva que tenemos como especie. 

Para vuestros pequeños, el juego es un reto porque se enfrentan a diferentes situaciones que simulan la vida real a través de él, enfrentándose a conflictos de forma inconsciente.  Esto les permite mantener la motivación y trabajar la resolución de conflictos.

Además, el juego les permite construir su propio conocimiento.

También ayuda a desarrollar los siguientes aspectos: 

  • Desarrollo afectivo y social

Aunque no lo creáis, mediante el juego vuestro pequeño controla sus emociones, canalizando su energía en él. Mediante las actividades lúdicas, reduce su tensión interna y puede manipularla. 

En un primer momento, el jugo es individual y va evolucionando hacía otras formas sociales, comenzando primero por los padres y luego con los demás niños.

Es en esta última etapa el niño empieza a compartir sus juguetes con otros niños, aunque normalmente les cueste horrores. Estoy segura que a veces os sacan de quicio!!

Pero para esto existe el juego, para aprender a respetar el turno. De esta manera, vuestro pequeño superará su egocentrismo, empezando a comprender el punto de vista de los demás.

Recordar que hasta los tres años, su círculo de interacción social se reduce a dos o tres personas. Por este motivo, es un proceso que les cuesta mucho. Pero paciencia, que todo se aprende!

Los primeros intercambios sociales se producen cuando los pequeños comparten risas y gestos y hacen movimientos juntos.

Tipos de juegos que nos permiten trabajar el desarrollo afectivo y social:

 

Juego turbulento: hay contacto físico y social. Este juego les sirve para modulará sus impulsos agresivos.

El juego simbólico (recrear situaciones de la vida real) : En esta modalidad, los juegos de tipo colectivo van adquiriendo más importancia. Esto les permite favorecer las relaciones sociales.

Además, mediante el juego simbólico los niños recrean situaciones de la vida real, representando así determinados papeles sociales. Este intercambio entre ellos de papeles favorece su aprendizaje, ya que se imitan y se corrigen unos con otros. 

El juego de reglas: Éste está ligado a las relaciones sociales, y con él aparece el compañero de juego.

Imponiendo ciertas normas suponiendo así ciertas prohibiciones, el juego permitirá a vuestro pequeño tomar conciencia de los derechos de otros. 

  • Desarrollo cognitivo

La acción sobre los juguetes les permite conocerse e ir adquiriendo las estructuras cognitivas básicas. 

A partir del juego simbólico se pone en funcionamiento la capacidad de representación y se desarrolla el pensamiento. Además, les permite crear multitud de situaciones que les suponen verdaderos conflictos cognitivos. 

Mediante estas situaciones adquieren roles, recreando situaciones de la vida real. 

Ahora bien, ¿cómo creéis que influye en el desarrollo de vuestro peque? Pues contribuye en la formación del lenguaje, hecho que mejora su forma de comunicarse.

  • Desarrollo motor

El juego también favorece las habilidades motoras, como son la sincronización de movimientos, la coordinación viso-motora (gestión de movimientos corporales a partir de la propia visión) o el desarrollo muscular. 

Por otro lado, el juego también tiene una función diagnóstica. A través de él podéis conocer el desarrollo de distintos aspectos de vuestro pequeño, per también podéis detectar posibles trastornos y problemas que manifiestan jugando. Así que ya sabéis,  poneros las gafas de médicos y observarlo!!

 

Los tipos de juego según la edad de los niños:

 A) 0-2años: Juegos de ejercicio sensoriomotor. El juego se realiza por placer.

B) 2-6: Juego simbólico 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.