Pequeñas Mentes
INTELIGENCIA EMOCIONAL

INTELIGENCIA EMOCIONAL

¿QUÉ ES?

Como ya sabéis, las emociones pueden influenciar nuestra vida, ya que son las grandes responsables de nuestra conducta. De hecho, nuestras emociones determinarán la manera de afrontar la vida. 

¿Os habéis preguntado por qué vuestro hijos actúan de la manera qué lo hacen? Pues porque emoción, pensamiento y acción van unidas

Esto quiere decir que gran parte de sus decisiones se ven influenciadas de una manera u otra por las emociones.

Todas estas emociones se desarrollan durante los primeros años de vida y por este motivo es muy importante trabajar la Inteligencia Emocional desde edades muy tempranas.

Podríamos definir la Inteligencia Emocional como la capacidad de detectar, identificar y gestionar las emociones que habitan en nosotros mismos.

ELEMENTOS DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL 

  1. Autoconciencia emocional. Saber identificar las emociones es el primer paso hacia el autocontrol. Para poder gestionarlas, debemos primero saber qué es aquello que sentimos y cómo nos influye. El gran reto de muchos de nosotros es conocernos a nosotros mismos porque implica ser capaz de reconocer la manera en como nuestro estado de ánimo afecta  a nuestro comportamiento, cuáles son nuestras fortalezas y nuestras debilidades.
  2. Autocontrol emocionalUna vez identificados, somos capaces de tomar conciencia de los sentimientos y manejarlos, reconduciéndolos si es necesario.
  3. Automotivación. Orientar las emociones hacia el logro.
  4. Empatía. Ser capaz de comprender los sentimientos y las emociones de los demás.
  5. Habilidades sociales. La clave para llegar a forjar una buena relación con los demás es la educación emocional. Gracias a dicha habilidad, reflexionamos mucho más sobre cómo nos hacen sentir los demás: por ejemplo, si alguien nos ha hecho un comentario despectivo sobre nosotros es porque siente envidia…  En definitiva, la Inteligencia Emocional nos ayuda a pensar en las causas que desencadenan el comportamiento de otras personas y darnos cuenta de cómo nos hace sentir dicho comportamiento.

BENEFICIOS

  1. Incrementar su nivel de autoconocimiento. Ayúdales a conocer sus habilidades,  sus puntos fuertes como también aceptar sus limitaciones. Todas estas variables son la base para que creen una buena imagen de sí mismos y refuercen la construcción de su autoestima.
  2. Gestión de emociones. Trabaja con ellos las emociones para así ayudarles a distinguir, identificar y gestionar las suyas propias. 
  3. Toma de decisiones responsables y éticas. A medida que van creciendo, los niños van tomando responsabilidades y ganando una autonomía que los lleva a tomar decisiones. Lo que hará que dichas decisiones sean responsables y éticas reside en el hecho de tener desarrollada una buena educación emocional. Cuando nuestras emociones no determinan nuestra conducta es debido a que somos capaces de racionalizar nuestro estado de ánimo y conseguir así pensar antes de actuar. 
  4. Construir y mantener relaciones con los demás. Enséñales a exponer sus ideas desde el respeto, dejando que las demás personas también formen parten de su diálogo mediante su participación. Para ello, enséñales que aquello que dicen y cómo lo dicen puede herir o molestar a otra persona. La Inteligencia Emocional les permite ser conscientes de ello y fomenta la comunicación efectiva permitiéndoles así establecer buenas relaciones.
  5. Trabajar en equipo. Fomentar el trabajo en equipo de forma colaborativa y no competitiva. Debemos inculcarles que el trabajo en equipo se trata de colaborar para conseguir un objetivo común en el que todos los niños ganen. 
  6. Empatía. Desarrollar la Inteligencia Emocional aumenta su capacidad de empatizar. Cuanto más empáticos sean, mejor se comunicarán con los demás e influirán positivamente en ellos.
  7. Resolución de conflictos. Se refiere a la habilidad de diferenciar qué conflictos pueden resolver y la forma más eficiente de hacerlo.