Pequeñas Mentes
QUIÉN SOY

QUIÉN SOY

UN PASO HACIA DELANTE

Actualmente soy estudiante de Educación Infantil y estoy enamorada de los niños desde siempre.

Desde que tengo uso de razón he tenido muy claro que he querido estudiar y la respuesta siempre ha sido educación. Ahora bien, supongo que os estaréis preguntando el motivo. Pues es muy simple, mi vocación.

Considero que sin vocación no hay una buena educación. Al contrario de lo que se piensa, la educación es un mundo muy complejo porque cada niño es un laberinto nuevo que has de conocer para encontrar la salida. Para ello, se necesita muchísima dedicación, esfuerzo y ganas, ganas de seguir aprendiendo día a día de tus peques y de hacer de ellos la mejor versión que pueden ser. 

Ahora bien, ¿Creéis que desde la educación hacemos esto posible?

Desde mi punto de vista, debemos cambiar muchas cosas del sistema educativo. Yo apuesto por una educación donde dejemos a los niños ser libres, donde les dejemos equivocarse sin penalizarlos por cada fallo, donde una sonrisa valga más que una simple nota, pero sobre todo, hagamos de las escuelas y los hogares un espacio donde potenciemos todas sus habilidades sin valorar más la memorización que el propio pensamiento. 

El sueño de poder cambiar parte de la educación es lo que hoy me ha hecho estar en la carrera que estoy y también lo que me ha hecho crear este blog. Os animo a todos los padres y madres a uniros conmigo a este pequeño viaje, donde cada voz tiene cabida.

EXPERIENCIA

Mi experiencia dentro del mundo de la Educación Infantil comenzó cuidando a hijos de los amigos de mis padres o familiares de forma ocasional.  

Durante esta época, tuve la suerte de poder ir a Estados Unidos de visita. Allí amplié mi experiencia cuidando de diferentes niños.

Posteriormente, decidí seguir formándome en mi pasión siendo AuPair. Mi trabajo consistía en cuidar de tres niñas de 3, 5 y 8 años.

Gracias a todo este recorrido he tenido la oportunidad de cuidar a niños de diversas edades. Dicho factor me ha hecho darme cuenta de que los niños son pequeñas mentes llenas de rinconcitos por descubrir, siendo todas ellas muy diferentes. Cada niño es un pequeño mundo y requiere de unas necesidades específicas. Por este motivo, no todos las formas de enseñar son igual de eficaces para cada niño, cosa que te pone a prueba cada día.