¿Cómo trabajar la inteligencia emocional?
¿Cómo trabajar la inteligencia emocional?

¿Cómo trabajar la inteligencia emocional?

Conocer las emociones de vuestros pequeños es mucho más fácil de lo que creéis. En este artículo, os voy a explicar algunas actividades para trabajar las emociones con vuestros hijos, siempre desde la diversión.

JUGAR:

¿A quién no le gusta convertirse en un niño? El juego es una oportunidad para disfrutar con vuestros pequeños, pero también es la mejor herramienta para el desarrollo emocional. 

Pero, ¿creéis que todos los juegos sirven? Pues os tengo que confesar que lo ideal es promover aquellos donde no haya un ganador o un perdedor, sino que sea un aprendizaje compartido. 

Los juegos deben estimular la creatividad, la innovación y la colaboración. Vuestra integración en los momentos recreativos con vuestros hijos os permitirá que tanto vosotros como ellos disfrutéis explorando vuestras emociones.

Juego 1:

Material: Un peluche y tarjetas con emoticonos. 

Jugadores: Este juego admite el número de jugadores que vosotros queráis. La única condición es que en cada tarjeta haya un emoticono. Podéis hacer las tarjetas que queráis con los emoticonos que vosotros mismos elijáis. Además, los emoticonos se pueden repetir.

¿Cómo jugar?

Con este juego, todos los participantes se convertirán en los narradores de sus propias historias. Supongo que queréis saber cómo.

Pues muy sencillo. A cada jugador se le repartirá una tarjeta boca bajo con un emoticono . Todos los jugadores deberán levantar la tarjeta a la vez, pero no se la podrán enseñar entre ellos. 

Una vez levantada, cada uno de los jugadores deberá pensar en algún momento que hayan vivido, sintiendo la emoción que según ellos transmite el emoticono.

Ahora es cuando viene la parte divertida y que hará sacar vuestra parte más creativa!!

Deberéis expresar el sentimiento que os ha despertado recordar esa vivencia pasada haciendo una expresión facial, al mismo tiempo que giráis la tarjeta. Seguro que os vais a reír!!

Finalmente, cada uno de vosotros deberá explicar la vivencia que habéis recordado y por qué os sentisteis de esa manera al vivirla. 

De esta manera, estableceréis un vínculo mucho más estrecho con vuestros hijos, conociéndolos mucho más.

Además, es una forma de establecer diálogos funcionales. Es decir, el niño aprende de ti y tú aprendes de él. Si normalizamos estos diálogos, el niño tendrá mucho más facilidad para expresar aquello que siente, hasta el punto de normalizarlo. 

Actividad 2:

El rincón de las emociones

Crear con vuestro hijos un rincón donde las emociones sean las protagonistas. Es importante que lo creéis de manera conjunta, para que así vuestro pequeño vea que las emociones son importantes y pueden ocupar un rincón en vuestras casas. Además, es recomendable que escojáis un rincón visible para todos vosotros, pero a la vez que sea íntimo. Las emociones son cosas muy personales y no tienen por qué compartirlas con todas las personas que vengan a casa si no quieren.

Este rincón va a consistir en lo siguiente:

Necesitaréis imanes o tarjetas con emoticonos y un calendario semanal. Con estos materiales,  todos los miembros de la familia tendréis que poner como os sentéis al levantaros y antes de ir a dormir, eligiendo un emoticono en concreto.

Pero, este rincón no va a ser solo para esto. También podéis recurrir a otras maneras de expresaros, como puede ser el dibujo, las representaciones mediante el propio cuerpo…

Cuantas más formas diferentes de expresar vuestras emociones seas capaces de transmitir a vuestros hijos, más herramienta les daréis para conocerse mejor a ellos mismos.

Ahora bien, dejar en vuestro rincón todos los materiales que creéis y si podéis, decorar el rincón con estos mismo. De esta manera, los niños sentirán que sus emociones se tienen en cuenta.

Este rincón debe dar a vuestros niños la libertad para expresar sus emociones, sin ningún tipo de miedo. Por este motivo, es muy importante que elijáis un sitio de la casa donde todos os sintáis cómodos, para que así las emociones salgan solas. 

 

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *